La mayoría de los seguros médicos ofrecidos en el mercado por compañías aseguradoras, poseen en sus condiciones de contratación cláusulas que determinan si las condiciones del interesado pueden o no ser cubiertas por la entidad que lo ofrece. Generalmente, las coberturas están establecidas para personas hasta 60 a 65 años de edad, debido a que las personas mayores a esa edad pueden verse en la necesidad de hospitalizaciones o revisiones en mayor cantidad que alguien más joven, y las entidades suponen que esto le generará más gastos. Entonces, ¿cómo cubrir sus necesidades sanitarias de manera cómoda y segura?

Sin embargo, están las entidades aseguradoras que sí cuentan con servicios especiales de asistencia sanitaria privada para personas de hasta 80 años de edad. Ahora, si la persona a contratar el seguro médico ya supera los 71 años de vida, entonces la aseguradora puede que no incluya en la póliza la cobertura por incapacidad total y permanente, o parcial, ni tampoco los gastos médicos por diagnóstico de enfermedad aguda.

A pesar de esto, las compañías diseñan planes acordes para cubrir las necesidades de los mayores con la mejor calidad de atención, buscando la forma correcta de asistirles en sus convalecencias y sin que ésta sufra de pérdidas económicas a su vez. Brindan atención personalizada a las necesidades que estos tienen, con buenas coberturas dentales y de medicina primaria.

Lo que se busca es ofrecer tranquilidad a los mayores de 60 años, debido a que la esperanza de vida aumenta lo cual supone que este mercado puede ser cada vez más rentable.