Los períodos (o plazos) de carencia refieren al tiempo estimado que el seguro médico privado contratado se tome para dar de alta un servicio específico que el usuario contrate con su plan de medicina privada. la mayoría de las coberturas generales y básicas están disponibles para que el clientes haga uso de ellas desde el primer momento en que contratamos el servicio de sanidad, sin embargo algunos servicios quedarán excluidos.

 

Se trata de un tiempo estima que se aproxima a los 10 meses de duración para lo que es parto y unos 6 meses de duración para lo que serían intervenciones quirúrgicas. Según la empresa esto puede variar al igual que las prestaciones que requieran de plazos de carencia a cumplir (no todas las aseguradoras tienen períodos de carencia en sus pólizas).

 tiempo

 

Durante el tiempo de carencia el usuario no podrá hacer uso de esas coberturas específicas, sino que deberá esperar a que el tiempo de plazo de carencia estimado que figure en la póliza contratada pase para que entonces la aseguradora dé el servicio de alta y que así el cliente pueda solicitar dicha asistencia, de manera contraria solo podrá hacer uso de las prestaciones básicas contratadas.

 

Las aseguradoras hacen esto para evitar el tratamiento de enfermedades preexistentes o para que los clientes asegurados no puedan hacer uso de ciertos servicios de forma inmediata a la contratación. Antes de contratar cualquier servicio de medicina privada debemos averiguar qué condiciones ofrece cada empresa y así evaluar cuál es la más conveniente para cubrir nuestras necesidades.